Autodefensa Informática 23: “Cariño, he etiquetado a los niños”

Manolito acaba de nacer en un hospital cualquiera, y ya tiene más fotos que minutos de vida. Es sólo cuestión de días, minutos o segundos que todas esas fotos acaben en Facebook, Instagram o cualquier otra red social, subidas por su orgullosa familia.

A partir de ese momento, comienza otro milagro de la vida en paralelo: el nacimiento de un perfil personalizado de Manolito, creado por infalibles algoritmos, que seguirá el rastro de la persona recién nacida durante toda su vida. Y esto es algo que se percibe como natural, una simple extensión digital del álbum de fotos en papel que se solía hacer.

Pasan los años, y Manolito crece rodeado de personas adultas que pasan sus días pegadas a smartphones y ordenadores. La tecnología va tomando el estatus de oscuro objeto de deseo… Sin siquiera saber leer ni escribir, a Manolito le dejan el móvil para que se entretenga y no moleste. Al principio simplemente se siente atraído por los colores, formas y sonidos que desprende el teléfono, aunque pronto descubre los juegos y el enganche ya es total.

Manolito sigue creciendo, y ya es un preadolescente. Muchos y muchas de sus compis del cole ya tienen smartphone, o al menos pueden usar la tablet familiar. Comienza la cuenta atrás hasta conseguir su propio teléfono cueste lo que cueste!!

De momento se tiene que limitar al ordenador familiar, que tiene que compartir con su hermana, y que cuenta con varias aplicaciones de control parental. Hace tiempo que ya sabe cómo saltarse esos controles, y lo hace habitualmente; incluso enseña a su hermana a navegar sin restricciones.

Paralelamente, el perfil personalizado de Manolito también sigue creciendo, y como preadolescente que es, se está cuestionando muchas cosas. El perfil no termina de distinguir correctamente qué datos son los que corresponden a Manolito, cuáles a su hermana, o cuáles a su madre y su padre… ya que toda la familia usa el mismo ordenador, pero aprende rápido.

Por fin llega el día, y a Manolito le regalan su primer teléfono de regalo de cumpleaños. Aparte de algunas vagos avisos de precaución, a Manolito nadie le enseña lo más mínimo sobre cómo defender su privacidad; de hecho, para él, privacidad significa poder intercambiar wassaps con sus colegas. A su perfil personalizado también le salen granos en la cara, por la cantidad de datos que, en tromba, han comenzado a aparecer.

Pasan los años, y Manolito ya es un joven que va por su cuarto smartphone. Usa con frecuencia Whatsapp y tiene Facebook instalado, pero se ha creado otro perfil porque su padre y su madre también lo tienen y le controlan a través del perfil que le crearon cuando era niño. Uno de los usos que hace de Facebook es cuando le envían algún enlace, que le lleva a un contenido sobre el que no sabe discernir si se trata de una noticia real o de un anuncio. Aplicando la vieja máxima de “Si lo dicen en la tele, será verdad”, Manolito piensa que “si lo dicen en Facebook, será verdad”.

El perfil personalizado de Manolito también ha crecido y, de entre todos los perfiles personalizados, tiene cierto prestigio porque pertenece a la generación de los llamados “nativos digitales”: personas de las que se tiene información digital desde que nacieron.

Manolito ya tendrá tiempo de preocuparse, cuando sea mayor, sobre lo que publica en redes sociales o del uso de las aplicaciones de mensajería. Para entonces, su perfil personalizado, creado por infalibles algoritmos, sabrá más de él que él mismo. Con suerte, aprenderá en algún momento que ¡sin privacidad, no hay libertad!.

En el “infantiloide” programa de este mes:

  • Editorial: Un niño llamado Manolito llega al mundo con un perfil personalizado bajo el brazo.
  • Nueva cuña: Ya va siendo hora de que las peques nos vayamos a la cama… ¡Ah!, que no es así…
  • Noticias:
  • Patente estúpida del mes: Apple patenta un sistema para controlar los mensajes de texto de tus descendientes.
  • Software libre: Tenemos al otro lado del teléfono, y del charco, porque está en México, a Giovanna Salazar, de sontusdatos.org, porque ¡Los Defensores Digitales han llegado!.
  • Sección ocasional: Subir, o no subir, las fotos de tus retoños en redes sociales, he aquí la cuestión.
  • Teatrillo: Las Defensoras Digitales vs. Los Intrusos de Datos, se masca la tensión. (Una adaptación de la Guía de sontusdatos.org).
  • Música que suena en este programa: En el patio del Almaina School nos han alborotado: School of rock de Sandy, Utah con “California Über Alles”; Clawfinger con “Do What I Say”; Ratanera con “Comando Cubito”; Dead kennedys con “M.T.V. Get Off The Air”; Def con Dos con “Niño A, Niño B”; The Cramps con “People ain’t no good; y Lendakaris Muertos con “Fuimos ikastoleros”.nofb

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *